• slide 2
  • slide 3
  • slide 3
  • slide 3
  • slide 3
  • slide 3
  • slide 3

Iglesia franciscana de Yvaroty

Desde hace más de setenta años los franciscanos viven en el recinto conventual de Ybaroty y hacen de pórtico de acceso de Villarrica con el esbelto templo neorománico dedicado a la Asunción de María, dando a la ciudad un marco de distinción y belleza en su misma entrada.

En el rescripto Num. 5905/38 de la Sagrada Congregación de Religiosos con fecha 30 de diciembre de 1938 autorizaba, previo consentimiento del Obispo de la diócesis Mons. Agustín Rodríguez, que la Provincia de Cantabria erigiera Novam Domum Religiosam, es decir, un Convento in civitate Villarrica y aceptara una Parroquia para el bien de los fieles, permitiendo, mediante otro Decreto de la misma fecha, hacerse cargo de la Parroquia Assumptionis B.M.V. in civitate Villarrica, de la que los franciscanos se hicieron responsables inaugurándose como Parroquia el 5 de marzo de 1939.

Su ubicación no fue en el centro de la ciudad, como había sido la anterior fundación llamada de Santa Bárbara, sino el marginal barrio de Ybaroty, asumiendo la responsabilidad de un área respetable, es decir Ybaroty con sus aledaños y compañías Rincón, Mbopikua, Tuyutimi, Tuyutiguazú, Pisadera… sin hablar de pueblos – parroquia como Mbocayaty, Borja’i (Natalicio Talavera) incluidos Troche, Caaguazú con Pastoreo, distante el último 120 kilómetros, que también le pertenecían. Hasta los años 1960 se fue prolongando la atención de estos lugares, con las limitaciones del caso. Por más que en primera instancia fueran cedidas a los franciscanos por un período de tres años, pero debido a la escasez del clero diocesano, se fue dilatando su acompañamiento hasta el año 1960. Como se ve, va más de 20 largos años.

Fray Pedro Zubizarreta fue el primer franciscano en establecerse en Villarrica: el fundador de la residencia y su primer párroco. El 11 de febrero de 1939, llega a Villarrica el esperado Padre Carlos Anasagasti quien con celeridad sería nombrado coadjutor de la Parroquia.

El día 5 de marzo de 1939 es un día histórico para la fundación franciscana y para el barrio Ybaroty, porque en él se inauguró la nueva Parroquia…su titular es Nuestra Señora de la Asunción.

Nuevo templo parroquial

El Padre Carlos Anasagasti fue el sucesor del Padre Pedro Zubizarreta al frente de la Parroquia de Ybaroty, hombre de gran dinamismo y creatividad.

La obra más prestigiosa de Anasagasti, es el nuevo templo de Ybaroty, al que dio inicio el 15 de agosto de 1945. Al término de la procesión de la fiesta patronal el Obispo Mons. Rodríguez dio la bendición a la colocación de la primera piedra.

El diseño se tomó a lo simple y muy a lo franciscano, mirando las páginas de un diccionario. Se inspiraron para el frontis y algún otro rasgo de la catedral francesa de Angulenme, por lo que mantiene los bellos rasgos de un románico moderno que atrae la atención y la mirada de cuantos pasen por su frente. Las dificultades económicas impusieron un compás de espera en la marcha de la construcción.

El P. Carlos Anasagasti fue nombrado Obispo del Beni, Bolivia en 1951 y sus obras en Villarrica quedaron truncadas. Con este nombramiento quedaba el templo parroquial inconcluso. La Custodia eligió al Padre Andrés Saralegi para que tomara las riendas de la Parroquia y siguiera las obras.

El mismo que inició las obras del nuevo templo, Mons. Carlos de Anasagasti, tendría a su cargo la bendición e inauguración de esta joya de arte neorrománico, que orgullosa ostenta Villarrica ante propios y extraños. La solemne inauguración se llevó a cabo el 21 de junio de 1959. En la ocasión, Mons. Carlos fue recibido y agasajado por los ybaroteños como la figura sobresaliente de los franciscanos, Padre activo y querido del barrio Ybaroty.