• slide 1
  • slide 2
  • slide 3
  • slide 4

Escuela Normal de Profesores Nº 2 "Manuel Gondra"

El 13 de diciembre de 1914 se fundaba la primera Escuela Normal Rural de Maestros en Villarrica; creada gracias al empeño del gran pedagogo guaireño Ramón Indalecio Cardozo (1876-1943); quien fue designado Director de la Institución.

En Enero de 1911, dada la necesidad de contar con local propio para una de las Escuelas Nacionales, se propició a iniciativa de Ramón I. Cardozo una reunión de vecinos y se constituyó una comisión encargada de satisfacer esa necesidad. La Comisión integrada por Atanasio Riera. Guillermo Harrison, Ramón I. Cardozo y José Couchonal adquirió con ayuda del Estado, el terreno y depósito ocupado por la firma comercial Pirotta, sito en Alejo García y Pte. Franco, e inició los trabajos de construcción del local de la Escuela Graduada, que en 1914 se elevó a la categoría de Normal, siendo la Primera Escuela Normal Rural de la época. Actualmente en el lugar funciona la oficina de Supervisiones del Guairá.

En 1919, bajo la conducción de Cardozo, esta Escuela Normal fue elevada de categoría, convirtiéndose en Escuela Normal Superior. Recordar un aniversario de la creación de la primera Escuela Normal Rural; para los guaireños es un orgullo; la ciudad que los acuna es merecidamente llamada: "La Ciudad de la cultura"; la frase conlleva el compromiso de quienes lo habitan; no sólo de igualar a sus ilustres antepasados, sino inclusive en mejorar, cada vez más.

Desde la Dirección General de Escuelas, Ramón Indalecio Cardozo elaboró el Plan de Reforma de la Educación Primaria, en 1924, y produjo la más importante bibliografía nacional sobre temas pedagógicos: “Pedagogía de la Escuela Normal”, “Pestalozzi y la educación contemporánea”, “Nueva orientación de la educación común”. “El paraguayo, en 3 tomos; “Pedagogía de la Escuela Activa”, en 3 tomos. En 1933 elaboró un nuevo Plan de Estudios para las Escuelas Normales. Posteriormente se abocó a la investigación histórica. Publicó “El Guairá: historia de los orígenes de Villarrica”, y “Melgarejo, el fundador de Villarrica”. El Dr. Emilio Uzcátegui, ex jefe de la misión de Unesco en el Paraguay, sostiene que es “cierto que su labor educativa y de investigación se concentró en su país; pero por su valor destacado, Cardozo puede considerarse como educador de América.

Además de profesor de Historia, Cardozo enseñó también Pedagogía en la Escuela Normal de Profesores de Villarrica, con métodos tan eficientes que pronto lo destacaron a la consideración de los círculos científicos del país. Ante el éxito de sus métodos, el Gobierno lo trajo para ejercer la Dirección General de Escuelas, en Asunción.

Su actuación oficial en el delicado cargo “elevó la instrucción pública del Paraguay a nivel de alta jerarquía, inigualada hasta entonces”.

Lamentablemente sus propios correligionarios (liberales) no supieron apreciar y valorar sus cualidades de maestro, pedagogo y administrador educacional. Falleció en Buenos Aires, en 1943.