• slide 2
  • slide 3
  • slide 3
  • slide 3

El municipio

Al término de la Guerra de la Triple Alianza, la población de Villarrica rondaba las 550 personas, mayoritariamente niños, mujeres y ancianos. En 1924, la población se reponía de una guerra civil y la ciudad iba extendiéndose lentamente hacia los nuevos barrios en la periferia del centro. Al iniciarse la Guerra del Chaco, sumaba 9.576 habitantes. Su población comenzó a aumentar gracias a la emigración de familias del área rural al área urbana y también gracias al asentamiento ya desde finales del siglo XIX de un importante contingente de familias extranjeras, entre ellas españoles, italianos, alemanes, franceses, austríacos, griegos y libaneses. La cooperación de los extranjeros y la población nativa llegaría a formar el pilar poblacional de Villarrica, iniciando una nueva época de desarrollo urbanístico, económico y cultural.

El predio que hoy ocupa el edificio de la Municipalidad fue el cementerio de los Padres jesuitas durante el periodo que permanecieron en la ciudad. Luego de ser expulsados, el lugar pasó a manos de los franciscanos quienes construyeron allí un convento que sería clausurado por el Dr. Francia en 1824.

El primer Gobierno Comunal con el nombre de Junta Económico-Administrativo, se constituyó por Decreto del P.E. de fecha 16 de febrero del año 1872 e integraban los señores Jorge López Moreira, Juan B. Careaga, Gregorio Taboada, José Gavilán y Saturnino Careaga, que fueron reemplazados un año más tarde por disposición gubernativa, por los señores Luis García, Gregorio. Taboada, Miguel Martínez, José Gavilán y Juan Paulino Alarcón, en razón de que los anteriormente nombrados prácticamente no ejercieron las funciones a que fueron designados.

La Junta Económica Administrativa se instaló formalmente el 7 de marzo de 1873. La primera disposición adoptada, fue ordenar el INVENTARIO del patrimonio Municipal y dictar una Ordenanza estableciendo el pago de impuestos a las actividades comerciales y el control de pesas y medidas. El mismo año se creó la Comandancia Militar, cargo en el que fue nombrado el Coronel José María Benítez.

Como el radio urbano era de escasa extensión, se realizaron gestiones ante los Poderes del Estado para ampliarlo. Fue así que por Decreto del Ejecutivo de diciembre del año 1876 se dispuso que los límites de la ciudad llegaran “a dos mil varas a todos los vientos, tirados desde la Iglesia situada en la Plaza “25 de Diciembre”. Once años más tarde, la ciudad crecía en población, vivienda y establecimientos comerciales. La actividad económica se dinamizó; un intercambio que iba en ascenso obligó a las autoridades a vigorizar su acción.

En consecuencia, en 1884 se instaló la PRIMERA JUNTA MUNICIPAL, que quedó integrada con los Sres. Buenaventura Bordón, Luis Bregain, Gregorio Taboada, Patricio Echaurí, Marcelino Rodas y Bernardino Bordón. En 1883 se dispuso la construcción del Tajamar Atosaín. Desaparecido el mismo, ocupa hoy dicho sitio el estadio del Club “Olimpia”. Aquel mismo año, una comisión compuesta por el Párroco Julián Arrién y los señores Agustín Guggiari, Lucas A. Papalucá, Esteban Gorostiaga y Pedro Pablo Argüello se abocaron a la tarea de iniciar la construcción del Frontispicio y Torre de la Iglesia Matriz. En febrero de 1885 se dispuso la instalación de los primeros faroles públicos alimentados a kerosene. Es de señalar como un dato interesante que con motivo de la visita a la ciudad de una prominente figura política en 1905 se iluminó profusamente las calles de Villarrica con 500 faroles.

En marzo de 1890 se dispuso el trazado del Plano de la ciudad de Villarrica, trabajo encomendado al Ingeniero Santiago Madrigal.

El 25 de agosto del año 1906 gracias a las gestiones emprendidas por don Marcelino Rodas —a la sazón miembro del Parlamento— el P. E. de la Nación declaró ciudad a Villarrica, quedando así el apelativo de pueblo para la historia.

A principios de 1907, se colocó la piedra fundamental de la actual edificación. Lo obra quedó suspendida por algunos años y finalmente fue inaugurada en 1913. Juan Lombardi fue quién envió los planos de proyecto a la Junta Municipal quedando el proyecto a cargo de David Broggiani.

Por decreto del P. Ejecutivo de fecha 4 de febrero del año 1910 se designó al señor Cosme Codas para ejercer las funciones de Intendente Municipal, constituyéndose así en la primera autoridad comunal de esta jerarquía en la historia de la ciudad de Villarrica.

En el año 1911 se inició la construcción del Teatro Municipal, obra dirigida por el señor Hans Shelman, e inaugurada en julio de 1913.

Allá a inicios de los años 80, siendo Intendente Municipal de la ciudad de Villarrica el Dr. Vicente Gallinar Blanco, se vino una temporada de lluvias muy fuertes que trajeron como consecuencia el derrumbe de una parte de la Municipalidad sobre la calle Mcal. López.

Como en ese entonces, estaba ya el proyecto del techado del Estadio Ykua Pyta con todo el monto precisado para tal obra, se decidió usar el dinero recaudado para la refacción del edificio de la Municipalidad y ampliarlo construyendo la segunda planta, manteniendo en la cabecera de la la misma, el frontipicio del edificio anterior.

Durante la construcción, fallece Gallinar Blanco y asume la Intendencia el Dr. Nery Filemón González, quien en ese interín era Presidente de la Honorable Junta Municipal, continuándo la obra y terminándola.

El 21 de mayo del 2010, Villarrica se convierte en primera ciudad digital del Paraguay, y el 6 de octubre del 2010 se instauró el primer gobierno electrónico (e-gobierno) del país habilitándose un sistema de resoluciones municipales electrónicas.